Organizaciones Felices: La Fórmula para Convertirse en el LÍDER IDEAL del Talento Joven

Escrito por Ingeniero César Lozano

Post 12

Aquella fue la primera vez que "presenté en sociedad" el concepto Gestión de la Felicidad en el Trabajo, con los resultados de mi investigación sobre las nuevas generaciones y su impacto en el entorno laboral.

Se trataba de un amigable conversatorio con una decena de gerentes de Servicio al Cliente, provenientes de diferentes organizaciones de un importante grupo empresarial colombiano.

A medida que presentaba los argumentos acerca de cómo los jóvenes hoy necesitaban un abordaje diferente, especialmente desde la forma de liderarlos, recibía un feedback que se podría resumir entre sentimientos que iban del desconcierto a la molestia con mis planteamientos.

Una de las ejecutivas presente, por ejemplo, manifestó estar de acuerdo con la filosofía de su jefe, vicepresidente de una gran operación del retail, que reducía el fenómeno a la "falta de rejo" que había caracterizado su niñez, refiriéndose a los jóvenes que hoy trabajaban en la empresa.

En el momento de presentar las herramientas que deberían usar los líderes para comprometer a los jóvenes con su trabajo, mencioné la importancia de apoyarlos en la búsqueda de su propósito vital, para alinearlo con su tarea y así cargar de significado su trabajo.

La respuesta de la ejecutiva de turno, tan airada como sorprendente, fue: "Ahora les venimos a deber a estos chicos, fuera de que son malos trabajadores, ¿ahora les tenemos que ayudar para que aprendan a vivir?… ¡No faltaba más!"

Para mí fue claro que la Gestión de la Felicidad, no sería un concepto fácil de digerir para las generaciones mayores, básicamente porque para muchos de ellos, en su ecuación del liderazgo todavía no hay cabida para la gestión del ser, como una variable importante.

Con la evolución de la humanidad, debe cambiar el liderazgo

01 Cambio de Jefe a Gefe

Por definición, el líder tiene razón de ser en función del conjunto de seguidores que lo acompañan en la materialización de una visión. Es decir, sin la interacción con seres humanos, no es posible hablar de liderazgo.

En ese orden de ideas, a medida que la humanidad evoluciona capitalizando los aprendizajes y las experiencias al interactuar con el mundo, su forma de interpretar la vida se modifica para adaptarse de manera inteligente a los cambios en el entorno.

El trabajo, ejecutado por seres humanos, no es ajeno a dicha dinámica y por consiguiente el liderazgo debe evolucionar al mismo ritmo para mantener su capacidad de influir, movilizar y alcanzar logros a través del conjunto de dirigidos.

El otro elemento que se debe incorporar en este análisis, es que la dinámica del cambio es cada vez es más veloz, de forma tal que, mientras un estilo de liderazgo del siglo pasado tuvo vigencia durante treinta años, en década y media de este nuevo siglo, hemos visto evolucionar el liderazgo en por lo menos dos niveles.

En la primera publicación de la colección Gestión de la Felicidad, que lleva por nombre "Cómo liderar a las nuevas generaciones", hago una referencia detallada  de ese proceso evolutivo, en lo que defino como "El Sendero del Líder".

Las nuevas generaciones… ¿Requieren un liderazgo diferente?

02 Gefes para Jovenes

Por molesto o inconveniente que resulte, los líderes actuales que pertenecen a las generaciones mayores, deben comprender que, en los escasos años que llevamos del nuevo siglo, están llegando al escenario laboral dos nuevas generaciones que tienen una forma disruptiva de ver la vida y el trabajo.

Bajo esa realidad, es fácil comprender el airado reclamo de la gerente de la historia inicial; quizás esa expresión se puede interpretar como el desconcierto al darse cuenta que, después de años aprendiendo las respuestas sobre cómo liderar personal, casi que de repente, se encuentra con que le han cambiado las preguntas al respecto.

No obstante, si bien es comprensible la reacción, no es ni de cerca justificable, que la solución propuesta gire en función de ignorar el fenómeno y tratar de avanzar con las nuevas generaciones, usando un liderazgo inoperante y caduco.

Para mi gusto, los líderes están frente a una de esas situaciones donde la realidad por administrar, sólo les deja dos opciones:  adquieren las capacidades del liderazgo gestor de felicidad o se acostumbran a gestionar altos niveles de rotación en sus equipos de trabajo, desde ahora y por siempre.

La segunda de las opciones es la más cómoda para los líderes (no cambiar, no crecer, no mejorar), pero la más costosa para la organización y, como en ese escenario no hay deseo alguno por aprender, no hay más para escribir.

La primera opción por el contrario, abre las puertas hacia un escenario desafiante, pleno de nuevas dinámicas humanas que generan adrenalina y pasión por seguir el sendero de desarrollo del liderazgo.

¿Hay entonces una fórmula para ese nuevo liderazgo?

03 Formula Nuevos Gefes

Corriendo el riesgo de parecer simplista, como suele interpretarse cuando un ingeniero intenta reducir un escenario complejo a una fórmula, vamos a compartir lo que serían las variables principales que un líder debe considerar, para convertirse en GEFE - Gestor de Felicidad.

GEFE = Liderazgo del Hacer + Equilibrio Vital + Gestión del Ser

El gestor de felicidad o GEFE, es el líder ideal que las nuevas generaciones esperan encontrar en el trabajo, con el desarrollo de las capacidades humanas y técnicas (Ser y Hacer), necesarias para despertar su admiración, generarles confianza y movilizarlos para entregar su máximo potencial, como contribución al logro de los objetivos que él o ella les promueven.

A continuación, dediquemos unas líneas a detallar cada uno de los componentes que integran esta ecuación, de manera que sea más claro para los líderes interesados en gestionar esas variables y recorrer el camino hacia el nivel 7 de liderazgo, propio  del gestor de felicidad.

Liderazgo del Hacer

04 Lider Gefe Hacer

Una de los aspectos que más valoran los jóvenes en el trabajo es la guía que puedan recibir de su líder, con base en las prácticas del mentoring, más que del coaching, como lo aclaramos en otra entrega de esta colección de anticipos.

En cuanto al liderazgo del hacer, nos referimos a esas destrezas adquiridas por el ejecutivo, a través de su formación en procesos de liderazgo de equipos, habilidades gerenciales y liderazgo productivo, cuyo foco de atención suelen ser las dinámicas del hacer del líder.

En términos generales, se podría afirmar que la gran mayoría de las grandes organizaciones de nuestra región latina, han realizado importantes avances en esa línea de desarrollo del liderazgo.

Sin embargo, en otras líneas, las inversiones han sido menores y con cierta cautela y timidez se abordan procesos con foco en el ser, aun cuando cada vez se confirma su importancia. Ese es el caso de las dos variables que nos quedan por estudiar.

Equilibrio Vital

05 Lider Gefe Equilibrio

En su forma de ver el mundo, los jóvenes esperan que sus líderes sean el ejemplo a seguir como modelo de vida en general, más allá del trabajo, considerando todos las áreas del espectro vital.

El disfrute como definición de felicidad y como mandato generacional, debe estar presente no sólo en el plano laboral, sino también en la vida en general.

En ese orden de ideas, el líder que los jóvenes desean emular debe ser un apasionado no sólo por su trabajo, sino por la vida, es decir, que disfrute de su familia, que cultive su intelecto, que explore su naturaleza interior, que se divierta en los espacios sociales, que viaje, que haga deporte; en síntesis, que lleve una vida en equilibrio.

Gestión del Ser

06 Lider Gefe Ser

Este componente de la fórmula es de vital importancia para las nuevas generaciones, en la medida en que la aproximación al trabajo para ellos, tiene más sentido desde la trascendencia del ser, que desde la acumulación en el tener.

Es así como no se dejan seducir por el dinero como único estímulo a cambio de su trabajo en la empresa y de la misma forma requieren que su líder tenga las capacidades necesarias para ayudarles a desarrollar su potencial, especialmente en lo que a su propio liderazgo se refiere.

Es imperativo (sugiero mejor esta palabra) entonces, para un GEFE - Gestor de Felicidad, dominar los aspectos propios de la naturaleza humana y, para que su actuar sea coherente, debe dar evidencias de su cultivo en su ser interior, antes de pretender enseñarle a sus dirigidos, cómo llevar un estilo de vida con pasión en todo lo que hace.

En una próxima entrega, exploraremos a fondo las 7 cualidades del "Ser", que deben estar presentes en el líder que desee orientar con éxito la gestión de los jóvenes que integran su equipo de trabajo.

Por lo pronto, para cerrar esta publicación, lo invito amigo lector a que reflexione sobre los temas de este artículo, a partir de la siguiente pregunta:

¿Cómo podría integrar en su gestión, los tres componentes de la fórmula para convertirse en el líder ideal para los jóvenes?

Nota Personal del Autor:

Amigo lector, estamos creando un movimiento latino de líderes convencidos del poder que tiene el nuevo ser humano en el trabajo, para cambiar nuestras empresas y nuestra sociedad.

Sin importar tu edad, si quieres unirte a nuestra causa, descarga GRATIS mi más reciente libro:

Imagen 2 Libro Ok

¡Da clic en este vínculo: www.QueHacerConEstosJovenes.com para recibir tu ejemplar!

Una vez inscrito, te estaremos compartiendo información, herramientas y elementos de valor para que te conviertas en un “GEFE” o Gestor de la Felicidad en tu empresa.

¡Únete a la revolución de los GEFE's!

4 comentarios

Deja un comentario

lozano
Facebook
Twitter